Los hermanos Karamázov

Carlos Rodríguez Nichols

El Teatro Valle Inclán en Madrid presenta la obra Los hermanos Karamázov del novelista ruso Fiódor Dostoievski. Una versión de José Luis Collado con un reparto de primer orden bajo la dirección de Gerardo Vega.

La trama narrativa de Los hermanos Karamásov tiene una estrecha relación con la biografía y subjetividad de Dostoievski. La vida del escritor así como la de los hermanos Karamásov estuvo marcada por la figura de un padre despótico y alcoholizado. Al igual que el patriarca de la obra, el padre del escritor fue brutalmente asesinado por uno de sus siervos, en una Rusia zarista marcada por abruptas desigualdades sociales: una nobleza recalcitrante y una inmensa masa proletaria carente de las necesidades básicas. Un contexto histórico convulso donde la Iglesia ortodoxa y del Estado imperial ejercían un poder absoluto por medio de políticas represoras.

El perfil del padre Karamázov es el de un hombre entregado a los excesos: el alcohol; el juego, las mujeres y los placeres carnales; la materia en oposición a lo espiritual; la exacerbación de la conducta; los sentimientos más viles y el vicio en su mayor expresión. Manifestaciones  del padre que proyecta en Dimitri Karamázov, su hijo mayor; creándose así, una relación tormentosa entre padre e hijo apuntalada por el odio y un deseo mutuo de aniquilación.

La vida y la obra de Dostoievski están imbuidas de situaciones de gran agitación; situaciones tan convulsas como las crisis epilépticas sufridas por el escritor y varios de los personajes de sus novelas. En esta obra, Smerdiakov, el hijo bastardo y a la vez lacayo del padre Karamázov, es epiléptico y víctima de los abusos físicos y psicológicos del despótico jefe de la familia: el padre lo humilla y degrada a lo más bajo de la condición humana. Finalmente, el bastardo parricida asesina a su despótico padre.

La obra teatral Los hermanos Karamázov es una brillante puesta en escena. El actor Juan Echanove en el papel del degenerado jefe del clan, y Fernando Gil interpretando a Dimitri Karamázov, el hijo mayor, vicioso y conflictivo como su progenitor, tienen un lugar preponderante en el desarrollo de este montaje teatral. Sus actuaciones, así como la de Chema Ruiz en el papel del hermano monje entregado a una vida espiritual, transportan al espectador a la Rusia zarista de finales del siglo ante pasado. Aptitud menos permeable en las actuaciones de Antonia Paso y Marta Poveda en los roles de Grúshenka y Katerina: dos personajes femeninos histríonicos que se alejan del contexto histórico y del lugar que ocupaba la mujer en aquella sociedad moscovita impuesta por la rigurosidad eclesiástica y zarista imperial.

En la relectura que José Luis Collado hace de la novela de Dostoievski, se evidencia un vestuario ecléctico y una composición musical que distan de la realidad de Moscú y San Petersburgo del siglo diez y nueve. Comprender la relectura que Collado hace de los Hermanos Karamázov explica ciertos aspectos de esta obra teatral que podrían entenderse como inverosímiles .

 

Advertisements

About Carlos Rodríguez Nichols

Soy Carlos Rodríguez Nichols
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s