Política española: “Habemus Presidente”

Carlos Rodríguez Nichols

Finalmente, concluyó la saga novelesca de la política española que tuvo al país  sin gobierno durante diez largos meses, dos elecciones presidenciales y un sinfín de debates y tertulias políticas. Un período de reacomodo debido en gran parte a la desaparición del bipartidismo que por tres décadas fue el motor móvil de la democracia nacional. En los últimos años aparecieron en la palestra política  Ciudadanos y Podemos, dos partidos emergentes ubicados en posiciones opuestas entre sí, que han tenido un lugar de relevancia entre la nueva generación del electorado.

Mariano Rajoy retoma la presidencia del gobierno atado a los partidos opositores constitucionalistas que le permitieron lograr el suficiente número de apoyos para poder gobernar. Un mandato que se perfila complejo frente tres importantes realidades: la presión de la Comunidad Europea que exige al gobierno profundizar los  recortes económicos;  la incertidumbre ante los movimientos terroristas que continuamente encienden las alarmas en el viejo continente ante la amenaza de una guerra en Oriente Próximo, aún, a mayor escala; y los movimientos independentistas en Cataluña y el País Vasco.

A Rajoy, más allá de su inclinación ideológica, se le puede tildar de un sinnúmero de adjetivos; pero, es innegable su tenacidad y capacidad para soportar vendavales y tormentas dentro de su propio partido, así como la crítica proveniente de distintos sectores de la oposición.

No hay la menor duda que la sombra de su primer período presidencial fue los vergonzosos escándalos de corrupción de sus colegas partidistas y amigos personales; casos en los que no tuvo las agallas para frenar en su debido momento con la valentía que se exige de un jefe de Estado. Más bien, con esa suerte de parsimonia que lo caracteriza, apostó a que el tiempo diluyera las tempestades. Al final de cuentas, esta especie de inagotable paciencia sumado a la desarticulación de los partidos rivales le permitió seguir por otro lustro a la cabeza del palacio de la Moncloa.

Las fichas del ajedrez político español empiezan a dar los primeros pasos  después de casi un año sin un gobierno oficial; espacio de tiempo que produjo un gran hartazgo en el electorado y un descenso de las inversiones nacionales y extranjeras. Ahora, la oposición le exigirá cumplir con las medidas pactadas que le facilitaron su apoyo, algunas de ellas distantes de las políticas neo liberales implementadas por el Partido Popular que él preside. Como Jefe de Gobierno, tiene el gran reto de gobernar en minoría ante la mirada obstaculizadora de los partidos contrarios, los cuales, no le permitirán al presidente dar ni un solo paso en falso porque en esa rigurosa vigilancia se definirá el rol de cada uno de los partidos opositores.

No obstante, Mariano Rajoy tiene a su favor el descredito y debilitamiento interno de la mayoría de los partidos de la oposición; especialmente, la carencia de liderazgo en el PSOE, Partido Socialista Obrero Español, y la ruptura ideológica que recientemente se ha suscitado en las filas de la extrema izquierda.

Advertisements

About Carlos Rodríguez Nichols

Soy Carlos Rodríguez Nichols
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s